Lámparas

La iluminación artificial se basa en sistemas: lámparas, balastos, iniciadores, luminarias y controles. Los balastos son necesarios para las lámparas de descargas para conectar la lámpara con la red eléctrica. Las lámparas, los balastos y los iniciadores se montan en la luminaria con el cableado y las bases de la lámpara, los reflectores distribuyen y redireccionan la luz emitida desde la lámpara, y las rejillas protegen al usuario del deslumbramiento. Los balastos dan una corriente controlada a las lámparas y son un componente esencial en cualquier sistema de iluminación de descarga. Los balastos electrónicos que cumplen con los esquemas de eficiencia energética CELMA clase A1 y A2 son los que más ahorran energía.


Se debe tener en cuenta las siguientes características al elegir una lámpara para una aplicación: la eficacia luminosa, la vida de la lámpara, la calidad de la luz, el efecto en las circunstancias ambientales, la luminaria y los costes de compra y funcionamiento.


Los diferentes tipos de lámparas que se utilizan son las lámparas incandescentes, las lámparas halógenas de tungsteno, las lámparas fluorescentes, las lámparas fluorescentes compactas, las lámparas de descarga de alta intensidad, las lámparas de mercurio, las lámparas de haluro metálico, las lámparas de sodio de alta presión y las lámparas sin electrodos. Durante el último siglo, cada uno de estos tipos de lámparas ha experimentado un ritmo constante de pequeñas mejoras en los materiales, el diseño, la calidad de la luz, la eficiencia energética y la eficiencia en la fabricación.


En una lámpara incandescente que también se conoce como lámpara de servicio de iluminación general, la luz se produce al conducir la corriente mediante un filamento de tungsteno. La temperatura operativa de los filamentos de tungsteno en las lámparas incandescentes es de cerca de 2.700 K. Por consiguiente, la emisión principal tiene lugar en la región infrarroja.


Las lámparas halógenas de tungsteno se derivan de las lámparas incandescentes. Dentro de la bombilla, el gas halógeno limita la evaporación del filamento y redeposita el tungsteno evaporado en el filamento mediante algo conocido como el ciclo halógeno.


Una lámpara fluorescente es una fuente de luz de descarga de gas de baja presión en la que la luz se produce predominantemente por medio de polvos fluorescentes activados por radiación ultravioleta generada por descarga en mercurio. El rendimiento de una lámpara fluorescente es sensible a la temperatura ambiente.


La CFL es una variante compacta de la lámpara fluorescente. La longitud general se reduce y el tubo de descarga tubular con frecuencia se dobla entre dos a seis dedos o un espiral. Para un reemplazo directo de las lámparas de filamentos de tungsteno, dichas lámparas están equipadas con balastos internos y tapas de tornillo o bayoneta.


En las lámparas de mercurio, la luz se produce con el paso de la corriente eléctrica por el vapor de mercurio. Una descarga en arco en vapor de mercurio a una presión de cerca de 2 bares emite cinco líneas espectrales fuertes en las longitudes de onda visibles de 404,7 nm, 435,8 nm, 546,1 nm, 577 nm y 579 nm.


Regresar a la página principal de Iluminación

Vídeos

Incandescent and halogen lamps

What is Halogen Lighting?

The evolution of lighting

Productos destacados

None

Incandescent Lamp, 24 V, BA15d

Compre ahora
None

Incandescent Lamp, 28 V, Bi-Pin, T-1 (3mm), 0.15, 4000 h

Compre ahora
None

Neon Lamp, 250 V, Wire Leaded, 7.874 mm, 300 µA

Compre ahora
None

Lamp, Spot, 240 V, 75 W, 91 mm, E27 / ES, 97 mm, 2900 K

Compre ahora
No se han encontrado resultados